Como elegir vidente o tarotista

Es bien conocido que en el mundo de la videncia hay mucho fraude. Muchos impostores se hacen pasar por videntes o usan la baraja del tarot sin tener ningún conocimiento de lo que están haciendo. Es muy necesario que, a la hora de buscar un vidente o tarotista, sea un profesional. Alguien que haya demostrado una cierta reputación, que manifieste seriedad en su trabajo. Las personas que acuden a sesiones de adivinación lo hacen muchas veces desesperadas, deseosas de recibir la ayuda que tanto necesitan. Alguien confiable les dirá la verdad, no tratará de engañarlas.

Videntes que son un fraude

No es necesario buscar mucho para darse cuenta de los videntes que en realidad no lo son. Tarifaciones imposibles, preguntas interminables. Cambios de actitud en medio de una sesión de adivinación que no llevan a ningún lado.

Un profesional no buscará cobrarte antes incluso de saber tu nombre. La mayoría de los impostores buscan la desesperación de las personas para aprovecharse de su buena fe, llegando a cobrarles por ungüentos y sanaciones que no son más que actuaciones en vivo. ¡No caigas en la trampa! Un vidente de verdad debe ser un profesional.

¿Cómo saber si estamos ante un verdadero vidente?

Una persona con el don de la adivinación no te hará preguntas sin parar. No tratará de sacarte información. Un profesional no busca tu dinero, quiere ayudarte. Sabrás que es real porque notarás su cercanía, su apoyo. Habrá visto en ti todo lo que te atormenta, tu pasado y tu futuro. Tratará de ayudarte, aunque tú le des mil vueltas a las cosas.

Un vidente serio, profesional y confiable acabará generando un vínculo personal contigo, te acabará conociendo mucho más de lo que tú le hayas podido contar. Verá la senda que recorres y tratará de aminorar la carga que llevas. Te dará apoyo y ayuda. Te estará esperando.